Corea del Sur: contra el coronavirus, tecnología

El país asiático fía a la innovación su exitosa campaña contra la epidemia de Covid-19

Sammi, de nacionalidad china, había decidido visitar a su novia en Seúl. Su plan era pasar San Valentín juntos. Nada más aterrizar en el aeropuerto de Incheon, el mismo 14 de febrero, se dirigió hacia el control de inmigración, pero antes de coger su pasaporte el agente al otro lado del cristal le mostró un código QR. “Me dijo que si no me descargaba la app y me registraba no me podían dejar pasar”, recuerda por teléfono.

¿El motivo?

Sammi venía de Pekín, una de las zonas catalogadas como “de alto riesgo” por el Gobierno de Seúl. El chico accedió, y durante dos semanas tuvo que responder a diario a una serie de preguntas sobre su estado de salud. Las autoridades querían cerciorarse de que no desarrollaba ningún síntoma de la enfermedad conocida como Covid-19, causada por el coronavirus convertido en pandemia. En Corea, el virus dejaba este viernes 66 muertos y 8.000 infectados. Es el cuarto país más afectado –por detrás, en orden, de China, Italia e Irán.

Pese a ser escenario del primer gran foco fuera de China, el país asiático es uno de los lugares en los que el virus ha avanzado más despacio. Apenas 13 días después de alcanzar su pico de transmisiones –el 29 de febrero, con 909– su tasa de contagios ya está en cotas mínimas. Este jueves fueron apenas 114 los nuevos casos, el mejor resultado desde que el brote dio comienzo. Además, su mortalidad es muy baja en comparación con la de otros países: de momento menos del 1% de los afectados ha fallecido. Su éxito se basa en iniciativas como la app que Sammi usó, un ejemplo apropiado para ilustrar cómo en su pulso contra el coronavirus Corea del Sur ha empleado la tecnología y la innovación como armas.

“Hay dos principios que consideramos fundamentales [en la acción gubernamental]”, declaraba Kim Gang-lip, viceministro de Sanidad, en una rueda de prensa reciente. “El primero es que en la participación [ciudadana] debe primar la apertura y transparencia. El segundo, es emplear recursos creativos y tecnología último nivel para desarrollar los métodos de respuesta más efectivos”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.