Situación Laboral

Los profesionales TIC presentan las mejores tasas de empleo en 2016

Radiografía del trabajador español: ¿Qué sectores tienen menos paro?

  • Matemáticos, químicos, físicos y médicos registran las menores tasas
  • Solo un 6,4% de los ocupados españoles trabajó desde su casa en 2016
  • Las oficinas de empleo público solo colocaron a un 1,8% de los parados

El tejido empresarial español sigue siendo muy variopinto. En la última encuesta del INE, la oficina estadística intenta perfilar la silueta de los trabajadores durante 2016 y detallar qué sectores tienen menos paro, los que ofrecen más empleo…

Los resultados de las variables de submuestra de la Encuesta de Población Activa (EPA) reflejan que los trabajadores que han recibido formación en ciencias naturales, químicas, físicas y matemáticas y en salud y servicios sociales tienen menores tasas de paro que las personas que han optado por otras especialidades o se han quedado en la formación básica.

Según el estudio, el 61,06% de la población española de 16 o más años cuenta con formación general, lo que se corresponde con las personas que a lo sumo han alcanzado la enseñanza secundaria obligatoria o el bachillerato.

El resto de la población tiene alguna especialidad, destacando el sector de estudios de negocios, administración y derecho (9,25%), mecánica, electrónica, otra formación técnica, industria y construcción (7,56%) y salud y servicios sociales (4,98%).

El INE analiza las distintas ramas y concluye que la población de 16 y más años formada en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) presentó el año pasado una tasa de empleo del 76,69% y, si bien difiere entre los hombres (77,91%) y las mujeres (72,51%), es la especialidad que mejores ratios de empleo registra.

A las TIC les siguen los trabajadores que estudiaron Ciencias naturales, químicas, físicas y matemáticas, con un 73,39% de sus licenciados o graduados trabajando. En este área las tasas están prácticamente equilibradas entre hombres (73,57%) y mujeres (73,21%).

El top 3 de empleo por formación recibida se completa con quienes se han especializado en salud y servicios sociales, pues el 73,24% están trabajando. En este caso, la tasa de empleo de los varones supera a la de las mujeres (76,11% frente a 72,44%, respectivamente). El cuarto puesto es para los que han cursado ciencias sociales, periodismo y documentación, ya que el 72,5% de los que cuentan con esta preparación tienen trabajo; así como el 70,35% de los que se han especializado en negocios, administración y derecho; el 70,30% de los formados en agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y veterinaria, o el 69,8% de los que han recibido formación en mecánica, electrónica, industria y construcción.

En el lado opuesto, las menores tasas de empleo se encuentran entre quienes se formaron en sectores desconocidos o poco específicos, con un 16,1%, y aquellos que tienen una formación general (36,04%), con una notable diferencia entre los hombres (43,9%) y las mujeres (28,2%).

Menos paro en ciencias y sector sanitario

Así las cosas, en cuanto a la tasa de paro, la más baja se da entre las personas formadas en ciencias naturales, físicas, químicas y matemáticas (9,68%), seguida de los trabajadores que estudiaron especialidades relacionadas con la salud y los servicios sociales (10,93%).

El tercer sector con menos parados es el de mecánica y electrónica, que tiene una tasa media de desempleo del 13,39%, ligeramente menor que las de ciencias sociales, periodismo y documentación (13,67%), Educación (13,73%) y negocios, administración y derecho (13,87%). Las TIC ocupan el siguiente puesto, con una tasa de paro del 14,7%.

Por el contrario, las mayores tasas de paro se concentran entre quienes han recibido una formación básica (25,2%); entre los ubicados por el INE en sectores desconocidos (29%), y entre los trabajadores del sector servicios (19,9%).

El teletrabajo continúa sin calar…

Solo un 6,4% de los trabajadores españoles trabajó desde su casa en algún momento durante 2016, en línea con las cifras de un año antes. De este porcentaje, un 3,5% declaró trabajar en casa más de la mitad de sus días laborables y un 2,9% haberlo hecho ocasionalmente, mientras que un 0,8% de los encuestados no se pronunció sobre este tema.

Estas cifras dejan en el 92,8% el porcentaje de ocupados que no trabajó ningún día en su domicilio particular, en línea con el 92,7% que salía de esta encuesta en 2015. La encuesta, que cifra el promedio de personas ocupadas en 2016 en 18.341.500, mide también otra serie de variables.

Las mujeres siguen con los dependientes

Así, señala que un total de 280.900 ocupados optaron por trabajar a tiempo parcial para disponer de más tiempo para cuidar a personas dependientes, un 4,3% más que en el año anterior, y la gran mayoría de ellos fueron mujeres (266.500 féminas frente a 14.500 varones).

De ellas, el 57,6% consideraron que no hay servicios adecuados para la atención a personas dependientes (niños, adultos, enfermos, personas con discapacidad) o que no pueden costearlos.

Caen los parados de larga duración

Grosso modo, el número de parados que perdió su empleo tres años antes o más disminuyó en 175.100 personas en 2016, un 12,5% respecto a 2015, hasta los 1,22 millones de desempleados. De este modo, el peso de los parados de muy larga duración sobre el total de desempleados con experiencia laboral previa alcanzó en 2016 el 30,4%, porcentaje medio punto inferior al de 2015. La categoría de los parados de muy larga duración fue la que más se redujo el año pasado.

La mayor parte de los desempleados existentes en 2016, año que se cerró con una media de 4,48 millones de parados, procedían en su mayoría de situaciones previas de empleo. En total, a cierre del año pasado 4.027.400 parados habían trabajado anteriormente, es decir, que tenían experiencia laboral previa.

De esta cantidad, el 50,7% (2.042.100) dejó de trabajar en 2016 por haber finalizado su contrato, un 7,6% menos que en 2015. Otro motivo de peso para terminar en el desempleo fue el despido o la supresión del puesto de trabajo, incluyendo las regulaciones de empleo. En total, 414.200 personas se vieron en el paro por alguna de estas razones, 145.800 menos que en 2015 (-26%). En conjunto, los trabajadores que fueron despedidos en 2016 equivalen 10,3% del total de desempleados con experiencia laboral previa, frente al 12,4% de 2015.

Los datos muestran además que una de cada tres personas, el 36,6%, trabajó en 2016 al menos un sábado al mes, porcentaje tres décimas inferior al de 2015, mientras que el 4,1% trabajó un domingo al mes y un 17,3% lo hizo dos o más domingos (tres décimas menos que en 2015). Por el contrario, el 60,6% de los ocupados no trabajó ningún sábado de 2016 y el 77% ningún domingo (cuatro décimas más que en 2015).

El SEPE, de nuevo en el punto de mira

También bajó, aunque poco, el porcentaje de trabajadores en jornada nocturna, desde el 12,7% de 2015 al 12,4% de 2016. Un 6,6% trabajó ocasionalmente de noche y el 5,8% lo hizo en más de la mitad de sus días laborables.

El 92,8% de los ocupados no trabajó ningún día en su domicilio durante el año 2016, mientras que el 2,9% lo hizo ocasionalmente y el 3,5% trabajó en casa más de la mitad de sus días laborables.

La EPA de 2016 también revela que el porcentaje de asalariados que fue contratado a través de una ETT subió ligeramente, desde el 2,9% de 2015 al 3% en 2016 (454.500 asalariados), mientras que sólo un 1,8% (276.900 personas) obtuvo su empleo mediante la intermediación de una oficina de empleo público, porcentaje una décima superior al de 2015.

Fuente: http://eleconomista.es

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *